Anatomía de las palabras: diversión

Anatomía de las palabras: diversión

Del latín Diversum, superlativo de divertere, que curiosamente tiene por significado “alejar”, y se plantea como antónimo del concepto “aburrimiento”. Hoy estudiamos la palabra diversión.

Resulta curioso, en un mundo en el que la competición se ha adueñado de casi todos los contextos de nuestra vida, la diversión ha quedado relegada a un segundo plano, tras otros conceptos como el de “ganar” o “perder” o el de “superar” o “fracasar”, a los cuales les hemos concedido la importancia capital que se deriva precisamente del sistema sociocultural implícito.

¿Cuándo hablamos de diversión?

Cuando alguien se divierte, aleja precisamente de su mente todo tipo de pensamientos y preocupaciones que amenazan nuestro bienestar, como sucede con los pensamientos derivados de la preocupación por ganar, de la de ser reconocido por los demás, o de la de fallar…, entre muchas otras. Frecuentemente, anhelos en definitiva de un ego insaciable e inconformista que no nos perdona una…, ni tan siquiera cuando apenas contamos con la suficiente confianza por nuestra parte para lograrlo.

Y es que, a modo de árbol que nos impide ver el bosque, solemos centrar toda nuestra atención en un tipo de pensamientos premonitorios sobre lo que de verdad nos importa… el resultado final, olvidando que para alcanzarlo, primero tenemos que saber gestionarnos a nosotros mismos en situaciones de relativa tensión, para poder ofrecer todo el rendimiento que llevamos dentro…, entonces, y sólo entonces…, tampoco tendremos la completa seguridad de poder obtener el mencionado resultado, pues no siempre depende completamente de uno.

De lo que no cabe duda, es que para subir una montaña, lo mejor es centrarse en el siguiente paso que se nos presenta, porque subirla mirando la cima, podría plantearnos serias dudas respecto a nuestra capacidad para lograrlo o sobre las distancias recorridas.

¿Qué nos importa más, la meta o el camino? ¿Divertirnos o ganar? ¿Aprender o acertar? ¿Qué lugar hemos dejado a la diversión en nuestras escuelas? ¿Y en nuestros trabajos? ¿En nuestros deportes? ¿Y en nuestras vidas?

“El único deber es el deber de divertirse terriblemente” Oscar Wilde.

“Nunca tuve un día de trabajo en mi vida, todo era diversión” Thomas Alva Edison

Por Carlos Rey

@CarlosReyPsicoa

Tags: , , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Top