Óscar Martínez: “La psicología en la lesión es fundamental”

Óscar Martínez: "La psicología en la lesión es fundamental"

Oscar Martínez tiene 18 años y desde hace 12 está jugando en el Trival Valderas. Actualmente se encuentra en el juvenil B, pero una lesión a principios de temporada le ha apartado de los terrenos de juego durante el presente año. Este incidente no le ha quitado las ganas de continuar ligado al fútbol, al contrario, ha decidido ayudar al club con los más pequeños de la escuela. Actualmente es el tercer entrenador del Alevín A y el segundo del Benjamín A del Trival.

Buenas tardes Oscar, muchas gracias por concedernos esta entrevista para la Newsletter.

Buenas tardes Eduardo, el placer es mío. Que cuentes conmigo para realizar esta entrevista es un honor. De hecho, he estado investigando sobre la Newsletter durante estos días y me parece muy interesante vuestro trabajo.

¿Hace cuánto tiempo empezaste a jugar al fútbol?

Comencé en el mundo del fútbol a los seis años. Practicaba este deporte como actividad extraescolar en el colegio Santiago Ramón y Cajal. Era un deporte que me gustaba mucho y mis padres pensaron que podía evolucionar en un club. Realicé las pruebas en el Trival Valderas de Alcorcón y me admitieron.

¿Por qué empezaste en este deporte?

Empecé a jugar al fútbol por dos motivos principalmente. Por vocación y porque mi padre practicó este deporte en su juventud. De alguna manera, este deporte me ha acompañado durante toda mi vida.

Durante todo este tiempo, ¿ha estado apoyándote tu familia?

Mi familia siempre me ha estado apoyando en todo momento. Si no fuera por mis padres no sé si hubiera continuado jugando al fútbol. Mi constancia, esfuerzo y compromiso con el fútbol y con el Trival Valderas, es gracias a ellos. No solo considero muy importante el apoyo familiar para seguir jugando, además pienso que es un pilar fundamental en esta etapa. Nuestra familia es la que nos lleva a los entrenamientos y partidos. Cuando nos vamos a casa pensando que podíamos haber dado más en el terreno de juego, ellos son los que aguantan nuestro enfado o incluso cuando nos lesionamos, ellos son los que se encargan de llevarnos a los mejores médicos.

¿Consideras importante el apoyo de la familia para los jugadores?

Desde luego, sin un apoyo familiar positivo es muy difícil permanecer en este deporte durante muchos años.

¿Qué consejo darías a los padres sobre el apoyo que deberían aportar a sus hijos desde la grada?

Es cierto que yo he tenido mucha suerte. Mi padre siempre me ha dado mensajes positivos desde la grada pero sin alterar ninguna de las indicaciones que me había dado el entrenador en el vestuario antes de jugar. En alguna ocasión, padres de compañeros míos que he tenido en esta etapa, les daban indicaciones diferentes a las del entrenador y claro, eso llevaba al jugador a la confusión, se veían en la tesitura de que el entrenador les decía una cosa, y sus padres otra. ¿Resultado? el jugador cometía errores constantes.

¿Qué cosas consideras inapropiadas y crees que perjudicarían el rendimiento de su hijo en el campo?

Los gritos, los comentarios negativos, las protestas y las indicaciones diferentes a las del entrenador entre otros muchos aspectos, son muy perjudiciales para el rendimiento del jugador.

Ahora mismo estas recuperándote de una lesión que sufriste a principios de temporada ¿cómo has afrontado este suceso?

Sinceramente, es una pregunta muy complicada. Durante mucho tiempo no he tenido ninguna lesión, pero en los dos últimos años podríamos decir que las lesiones han estado muy presentes. En el momento que entras a la Federación Madrileña y te dicen que tienes que ser intervenido quirúrgicamente, y que no vas a poder jugar en toda la temporada, es un impacto psicológico muy duro. Se te pasan por la cabeza miles de cosas, desde tirar la toalla, hasta hacerte miles de preguntas, por ejemplo, “¿por qué yo?”. Yo lo he afrontado desde diferentes perspectivas, olvidándome de jugar, mentalizándome de que “estoy lesionado y solo quiero recuperarme”, y a partir de estar mentalizado, comienzas a trabajar en la lesión para que la recuperación sea lo más rápida posible, pero siempre siendo consciente de su gravedad.

¿Qué le dirías a un jugador que estuviera en una situación similar a la tuya?

Lo mejor para afrontar una lesión es olvidándote de ella, no frustrarte continuamente por querer jugar, hacer vida normal lo antes posible y por supuesto e imprescindible, buscarte otra alternativa que te produzca la mayor felicidad posible para suplir ese daño.

Actualmente estas ayudando al cuerpo técnico en categorías inferiores. ¿Cómo has sentido el cambio de perspectiva, de ver las cosas desde el terreno de juego a percibirlas desde el banquillo?

La perspectiva es totalmente distinta. Haber estado jugando hace tan poco, me ayuda mucho a saber lo que sienten los jugadores en cada momento. Siempre vas a escuchar que todo desde fuera se observa mucho más fácil y efectivamente así es. Nosotros hacemos muy complicado este deporte para intentar hacerlo mejor y se produce el efecto contrario. Jugar al fútbol de manera sencilla, sin complicaciones, es mucho más bonito y te hace crecer aún más. La mayoría de los jugadores se dan cuenta de esto cuando perciben las cosas desde el banquillo o desde la grada.

Ahora que estas como segundo entrenador ¿Qué consejos les darías a tus jugadores, que a ti te hubiera gustado recibir en tu etapa de jugador?

Mi único consejo es que los niños disfruten jugando a este deporte lo máximo posible.

A mis jugadores siempre les digo que disfruten de cada momento en el fútbol, están en la mejor etapa, la de formarse como jugadores. Les hago entender que cada uno de ellos, son parte fundamental dentro del equipo.

He tenido la suerte de jugar con muchos entrenadores y siempre he recibido grandes consejos de ellos. Aprendí de cada uno y aprovecho la oportunidad para agradecerles todos, los valores que me han inculcado en estos años.

Tú, como jugador, ¿consideras importante trabajar los aspectos psicológicos de cara a la competición deportiva?

Personalmente opino que la ayuda psicológica es fundamental, afrontar los partidos conlleva un desgaste emocional. Los niños son vulnerables ya que están formándose a nivel personal y no tienen una madurez completa.

Muchas gracias por la entrevista Oscar.

Muchas gracias a ti Eduardo, me he sentido muy cómodo.

Por Eduardo Juárez García, estudiante en prácticas de la URJC.

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Top