Pokémon Go se está haciendo con el mundo real

Este verano el exitoso videojuego Pokémon Go se está haciendo con el mundo real. Esta revolucionaria aplicación nos permite, de forma gratuita, atrapar a esos curiosos personajes de Nintendo en el mundo real. Pikachu, Charmander o Squirtle pueden aparecer en nuestro parque o nuestra propia habitación, incluso, podemos encontrar guías de trucos en Internet para atraparlos. Nadie pone en duda la repercusión social que ha creado este juego dentro y fuera de la comunidad gamer, pero… ¿qué consecuencias puede tener para las personas?

Beneficios: Como siempre, las innovaciones tecnológicas son buenas o malas en función de la gestión que de ellas se haga. Estos son algunos de los beneficios que puede conllevar un adecuado uso de Pokémon Go.

Actividad física: La mecánica del juego implica moverse de un sitio a otro en pos de conseguir aquellas especies que nos falten. Incorpora un sistema de proximidad que permite saber la cercanía de la criatura en cuestión, lo que conlleva dar vueltas de un sitio a otro hasta localizarla y atraparla. Además, existen logros concretos que se desbloquean al caminar un número determinados de kilómetros y otras mecánicas como la incubación de huevos, que supone caminar (2, 5 o 10 km) para hacerlos eclosionar en orden de obtener más pokémon y, eventualmente, aumentar nuestro nivel en el juego. Esto no deja de ser un sistema de refuerzos que aumentan la conducta de caminar, aumentando así, de forma extrínseca, la motivación por esta actividad física.

Sociabilidad: Si bien es cierto que las funciones interactivas del juego son, por el momento, limitadas, hay que reconocer que se disfruta mucho más en compañía. Existe un sistema por el que todos los usuarios del juego acaban eligiendo entre uno de tres equipos y, de forma indirecta, acaban por beneficiarse de colaborar entre sí, lo que implica una motivación por establecer nuevas relaciones sociales. Además, encontrarte con otros usuarios jugando a lo mismo que tú aumenta las probabilidades de que se dé una interacción. Las funciones sociales del juego podrían aumentar considerablemente introduciendo mecánicas como el intercambio de pokémon o el combate entre amigos.

Antidepresivo: Pokémon Go está promoviendo que personas diagnosticadas con trastorno de depresión encuentren la motivación suficiente para salir de casa, interactuar con otras personas, realizar ejercicio físico… es decir, todas aquellas actividades que se suelen recomendar para superar esta afección. Ya son varias las voces que se alzan desde la psicología clínica para alabar las potencialidades que este juego tiene para estos casos, destacándolo como un buen complemento de una auténtica terapia.

Riesgos: Como siempre, toda historia tiene dos caras, y no podemos dejar de advertir sobre los riesgos que puede conllevar un mal uso de esta innovadora aplicación.

Adicción: La naturaleza del juego lo hace potencialmente adictivo. El conseguir muchísimo avance con poco esfuerzo al principio y grandes avances puntuales de forma aleatoria según vayas ganando en experiencia conforma un cóctel del que puede ser difícil escapar. Si sientes una fuerte dependencia del móvil, empiezas a dejar de lado otras actividades (ya sean laborales, académicas o recreativas), sientes una incontrolable ansiedad o irritación cuando se caen los servidores y, a consecuencia de todo esto, disminuye tu calidad de vida, puede ser momento de limitar el uso progresivamente o consultar a un psicólogo.

Concentración: El juego implica en gran medida observar la pantalla del móvil mientras caminamos… Ya ha habido muchos mensajes desde servicios de seguridad, como la propia policía, advirtiendo del riesgo que conlleva esta conducta. Es cierto que apenas se han registrado disgustos desde el lanzamiento de la aplicación, pero no está demás maximizar las llamadas al sentido común y recordar que caminar a ciegas puede conllevar lesiones, y eso sí que sería grave… ¡puede ser complicado buscar a los pokémon legendarios con muletas!

Pokemon Go se está haciendo con el mundo real y ésto está dando lugar a situaciones surrealistas en varios lugares del mundo, por lo que debemos recordar que, a pesar de lo real que pueda parecer, sigue siendo un juego de ficción. No perdamos la cabeza.

Por Jaime Marcos.

@Jaimemarcosred

Tags: ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Top