5 claves para afrontar con autoestima la operación bikini

5 claves para afrontar con autoestima la operación bikini

Nos acercamos a la temporada de primavera-verano y ello trae consigo la operación bikini de todos los años. En este sentido, tenemos que tener en cuenta ciertos aspectos para poder superarla con éxito y sentirnos adecuadamente con nosotros mismos tanto durante los meses de preparación como durante el resto del año.

Claves para fortalecer el autoestima durante la operación bikini

1. Plantearse un objetivo motivante

Uno de las principales es tener claro nuestro objetivo, el cual deberá ser pensado y planificado por nosotros mismos. De esta manera, lo estaremos personalizando y será más fácil interiorizarlo y llevarlo a cabo. Podemos marcarnos un objetivo final y, para alcanzarlo, pequeños objetivos a corto plazo que nos ayudaran a ver que estamos consiguiendo avances y que vamos por el buen camino. Para ayudarnos en este recorrido, podemos reforzarnos con recompensas cada objetivo a corto plazo, evitando que estas recompensas supongan grandes atracones o ingestas de alcohol.

2. Rutinas para el equilibrio cuerpo-mente

En segundo lugar, debemos hacer lo posible porque no nos gane la pereza. Para ello podemos marcarnos una rutina diaria e incluir el ejercicio en nuestro día a día. En las ocasiones que la pereza juegue en nuestra contra, deberemos pensar en el objetivo que nos hemos marcado y ser conscientes de que si lo abandonamos podremos sentirnos peor a la larga, ya que además de no conseguir nuestro objetivo nos sentiremos mal por ello. El pensar en nuestro objetivo mantendrá nuestra atención en este y podremos reducir poco a poco la falta de ganas hasta que el ejercicio sea parte de nuestra rutina habitual.

3. Buscarse un aliado pero sin depender de él

Por otro lado, puede resultar de gran utilidad encontrar un aliado. Acudir acompañados al gimnasio o salir a correr después de nuestras obligaciones será mucho más sencillo que si lo hacemos en solitario. Además, si nuestro aliado tiene el mismo nivel que nosotros será mucho más fácil acordar que ejercicios queremos realizar, así como apoyarnos mutuamente en su consecución. En este punto es importante recordar que nuestro objetivo debe ser nuestro, ya que si utilizamos el objetivo que se marque nuestro “aliado” puede llegar el momento en que lo queramos abandonar debido a que no nos pertenece.

4. Disfruta de lo que haces

Algo de importancia a la hora de empezar, y más si llevamos tiempo sin hacer ejercicio, es no empezar de manera brusca. En muchas ocasiones pretendemos realizar el mismo ejercicio o levantar el mismo peso (en el caso de acudir al gimnasio) que la última vez que lo realizamos. Si empezamos de manera muy intensa, pidiéndole a nuestro cuerpo algo que en este momento no puede conseguir, nos sentiremos rápidamente frustrados y aparecerán los pensamientos de abandono. Para no caer en ellos, debemos apoyarnos en los profesionales que tenemos a nuestra disposición, como los monitores, quienes pueden darnos pautas o idearnos tablas de ejercicios acordes a nuestro estado actual y, desde ese punto, llegar hasta la forma física pasada o la que nos hemos marcado como objetivo.

5. Acerca tus pensamientos a tu objetivo

También debemos tener en cuenta los posibles problemas que puedan surgir durante el trayecto a nuestro objetivo final. Estos problemas deben ser identificados con anterioridad y planificarlos de igual manera. Algunos ejemplos podrían ser una escapada por vacaciones, las comidas familiares o de trabajo, etc. Si por algún motivo no podemos realizar ejercicio, no tenemos más que dedicar unos minutos al día para recordar que queremos conseguir, de manera que en ningún momento dejamos de lado nuestro objetivo y seguimos recordándolo.

Por último, el punto más importante es no dar por concluida nuestra actividad física cuando termine la temporada. El ejercicio físico nos ayuda durante todo el año a combatir el estrés, a despejarnos al salir del trabajo o desconectar de los estudios, etc. Además, el ejercicio físico nos ayuda a mejorar nuestra reserva cognitiva. Algunos estudios realizados sobre la enfermedad de Alzheimer están encontrando que algunos estilos de vida, como el deportivo, ayudan como defensa contra esta enfermedad.

Conclusiones

Si superamos con éxito la operación y además continuamos con nuestra actividad física, habremos conseguido no solo nuestro objetivo, sino un estilo de vida que nos ayudara a mantenernos más saludables y a paliar efectos adversos de nuestro día a día. Es importante que si llegamos a este punto no caigamos en obsesiones, ya que podemos generarnos distorsiones en nuestra percepción sobre nosotros mismo o caer en trastornos alimenticios. Será de vital importancia mantener un correcto equilibrio.

Por Jorge Sanz

Tags: , , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top