Lo más importante es ¿ganar o participar?

Estamos acostumbrados a escuchar desde pequeños que “lo importante es participar” cuando practicamos algún deporte de competición. Muchas veces se usa como consolación cuando se pierde, para animar al deportista y quitarle de la cabeza la reciente derrota. Otras veces son los propios deportistas los que la usan como excusa para quitarle peso al fracaso deportivo, cuando realmente lo que sienten por dentro es rabia y decepción por no haber logrado algo que deseaban con todas sus fuerzas. Poca gente realmente dice estas 4 palabras sintiendo que lo que dicen es cierto, que lo más importante cuando se practica un deporte es el mero hecho de practicarlo, mucho más que llegar al podio o ganar la copa. ¿Realmente estamos todos de acuerdo en que lo más importante en un deporte es participar? Yo estoy convencido de que sí.

Beneficios psicológicos de participar deporte de competición

Es bien sabido por todo el mundo que hacer ejercicio tiene asociados multitud de beneficios físicos y mentales, los cuales no tiene sentido enumerar porque la lista es muy larga y son de sobra conocidos. Practicar un deporte de competición trae consigo muchos beneficios añadidos a esa larga lista, y que muchas veces no son tan tenidos en cuenta. En un deporte de competición se puede aprender el valor del esfuerzo, muchas veces con un reforzador muy a largo plazo que puede no llegar nunca.

Se puede aprender a trabajar en equipo si se tiene la suerte de practicar un deporte colectivo. Se puede aprender a superar fracasos y errores, a mirar a los defectos de uno mismo y esforzarse por mejorarlos. Se descubren nuevos límites a la vez que se amplían otros. Se aprende a liderar y ser liderado, a compartir con los demás, a respetar a tus compañeros y al rival, a manejar la tensión… La lista, de nuevo, es muy larga. Si estamos de acuerdo en que practicar un deporte de competición trae consigo estos y muchos otros beneficios, entonces podemos estar de acuerdo en que verdaderamente lo más importante es participar.

Entiendo que, cuando se compite, siempre hay un objetivo en la mente de los deportistas y de los entrenadores. No tiene por qué ser ganar, puede que simplemente sea quedar entre los 5 primeros, no llegar a descender o llegar a X marca individual. Sin embargo, eso no quita que se pueda fracasar igualmente, y es entonces cuando recordar las palabras “lo importante es participar” parece que no tiene sentido, que el fracaso es mucho más fuerte que cualquier otra cosa, que todo el esfuerzo que había detrás del objetivo ha sido en vano, y que no tenía sentido hacer todo lo que se ha hecho para llegar allí.

Si esta concepción del deporte se instala en la mente de los deportistas, entonces es cuando verdaderamente lo importante deja der ser participar, porque ninguno de los beneficios mencionados anteriormente se materializa en la mente de los deportistas, perdiéndose para siempre en el pozo del fracaso y la derrota.

¿Orgullo por ganar o por participar?

Me parece muy importante que en los entrenamientos y en las competiciones se les muestre y se les recuerde a los deportistas lo que están obteniendo al hacer lo que hacen para que, llegado el momento, la derrota no sea tan amarga y puedan mirar atrás sintiéndose orgullosos de lo alcanzado. Y este trabajo quien mejor puede hacerlo son los entrenadores. Nadie pasa tanto tiempo con los deportistas como ellos, y es clave que se les recuerde muchas veces a los deportistas para que el mensaje “cale” en ellos y sean conscientes de lo que están obteniendo por el simple hecho de PARTICIPAR. Además, es muy importante que esto se haga desde que los deportistas son niños, para hacer de la competición un entorno más sano. No obstante, creo que hoy en día cada vez importa más el resultado, y un buen ejemplo son las competiciones deportivas de categorías inferiores. En este tipo de competiciones cada vez es más difícil ver a un equipo de niños en el que todos los jugadores juegan durante un partido. Cada vez es más frecuente ver a los entrenadores dejar en el banquillo a esos jugadores “mediocres” y de bajo nivel cuando el rival es difícil o la victoria parece muy ajustada. Y todo esto, ¿por qué? ¿De verdad los entrenadores sienten que la victoria es tan importante? ¿Qué hay en juego para que se deje en el banquillo a un niño que se ha esforzado tanto como los demás para estar ahí? ¿Realmente merece la pena?

Reflexión final: Resultado VS Rendimiento

Me parece importante hacer una reflexión de por qué hay personas que priman el resultado o la victoria por encima de la participación y estudiar lo que hay detrás de este planteamiento, porque los deportistas son los primeros afectados por todo esto. Puede que la sociedad misma sea la culpable de esta filosofía orientada al resultado, pero no deja de ser nuestra labor aprender del comportamiento y los pensamientos de los demás para poder devolverle a las personas los beneficios que el deporte que practican debe aportarles; empezando por cambiar la mentalidad de los entrenadores para incidir indirectamente en la mentalidad de sus jugadores o atletas.

Por Jorge Núñez

Tags: , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top