Psicología y nuevas tecnologías (TICs)

Psicología y nuevas tecnologías (TICs)

En los últimos años, la psicología, al igual que otras ramas, se ha visto directamente influenciada por las llamadas nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs).

Por un lado, las nuevas tecnologías han traído consigo nuevos problemas objeto de atención psicológica: ciberacoso, adicción a juegos vía internet, trastornos asociados al uso y abuso de redes sociales, etc.

Por otro lado, con ellas surge también la oportunidad de nuevas formas de tratamiento y aplicaciones que nos permiten acceder a un mayor número de personas. Existen referencias en la literatura que hacen alusión a que menos de 50% de las personas reciben el tratamiento recomendado, ya sea por los costes, por el tiempo requerido y/o por la falta de profesionales bien entrenados (Gaston, Abbott, Rapee y Neary, 2006). Además, ese 50% que lo reciben generalmente lo hacen una vez el problema ya ha generado un impacto negativo en sus vidas.

Beneficios del uso de las nuevas tecnologías (TICs) en terapia

Estos datos sugieren el nuevo reto que se plantean las terapias basadas en la evidencia: lograr que lleguen a todos aquellos que lo necesitan, objetivo para el que las TICs ofrecen una gran oportunidad. Son muchos los beneficios asociados a esta forma de intervención, algunos de los cuales se enumeran a continuación:

  • Permiten alcanzar una mayor extensión temporal y geográfica.
  • Reducen costes.
  • Proporcionan a los usuarios un contexto seguro, controlado y confidencial.
  • Permiten crear entornos propicios de exposición, que de otra manera no podrían ser accesibles, modificables y/o controlables, garantizando la seguridad del usuario.
  • Contribuyen a mejorar las propiedades psicométricas de la evaluación.
  • Suponen una vía de mayor accesibilidad a la población joven.

Inconvenientes del uso de las nuevas tecnologías (TICs) en terapia

Por otro lado, existen también algunos inconvenientes o aspectos a tener en cuenta a la hora de emplear este valioso recurso:

  • Tanto usuarios como terapeutas deben estar familiarizados con las TICs.
  • Es preciso que el terapeuta reciba un entrenamiento específico en este campo.
  • Es imprescindible actualizar los recursos y conocimientos para garantizar la seguridad de la información.
  • Es necesaria más investigación acerca de los trastornos para los que resultan realmente adecuadas estas intervenciones.

Por todo ello, podemos decir que las nuevas tecnologías suponen un amplio campo a explorar a través del cual adaptar la práctica de la psicología a los nuevos tiempos y, por ende, a una sociedad que busca nuevas formas de interacción. Los conocimientos que van adquiriéndose en este campo sugieren un tipo intervención más allá de la terapia tradicional cara a cara, un contexto en que se favorece también el empoderamiento de los usuarios, a quienes se dota de un papel más activo, con un terapeuta presente pero menos visible.

Desde la psicología, tenemos la responsabilidad de trabajar para salvar las limitaciones que este tipo de prácticas pueden presentar, así como al de explotar estos recursos en pro de la creación de nuevas herramientas terapéuticas que pueden ayudar a ampliar y mejorar los tratamientos de elección, contando con una realidad que nos permite acceder de forma precoz a aquellas personas que cuentan con factores que impiden o dificultan su acceso a una atención psicológica de calidad.

Por Laura Carrillo

Referencias bibliográficas

Gaston, J. E., Abbott, M. J., Rapee, R. M. & Neary, S. A. (2006). Do empirically supported treatments generalize to private practice? A benchmark study of a cognitive-behavioural group treatment programme for social phobia. British Journal of Clinical Psychology, 45, 33-48.

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top