5 consejos para conseguir llevar a cabo tus propósitos de año nuevo

5 consejos para conseguir llevar a cabo tus propósitos de año nuevo

Las personas somos seres de rutinas y rituales y es por eso que el comienzo de un año nuevo, es la excusa perfecta para intentar cambiar algunos hábitos y conseguir así, transformar nuestra vida. En definitiva, a la mayoría nos gusta hacer propósitos de año nuevo. Pero la realidad es que una gran parte de nosotros fracasarán, de hecho, según un estudio de 2016, se estima que solo un 9-12% de las personas serán capaces de mantener esos nuevos hábitos y objetivos que se habían propuesto.

¿Pero por qué es tan difícil ser consecuente con nuestros propósitos?

Lo cierto es que no hay solo un motivo para responder a esta pregunta y es un compendio de varias razones que van desde haberse puesto metas poco realistas, no haber sido constantes a la hora de marcar los progresos que se iban haciendo, haberse puesto demasiadas metas y sentirse desbordado o simplemente, olvidarse después de un par de semanas de lo que querían hacer. Como decía, somos animales de costumbres.

¿Entonces quiere eso decir que es casi imposible cumplir con los propósitos de año nuevo? Claro que no. Pero hay que utilizar otras estrategias diferentes a las que has estado usando desde ahora para al menos, ver cumplidos algunos de estos objetivos (no ser demasiado ambicioso podría ser la premisa con la que deberíamos empezar). Así que si quieres que el 2023 sea el año en el que de verdad hiciste cambios significativos en tu vida, toma nota de los siguientes consejos para de una vez por todas tener éxito.

5 estrategias para conseguir tus propósitos de año nuevo

1. Cambia tu “mind-set” o mentalidad de manera que este orientada al crecimiento personal

Si por ejemplo tu objetivo principal es ponerte en forma en el nuevo año, no esperes de la noche a la mañana hacer ejercicio todos los días durante varias horas para en 2 meses tener unos abdominales marcados. Intenta enfocarte en mejorar cada día a través de pequeños pasos, quizá los primeros días solo te ejercitas durante 10 minutos, así que celebra este pequeño éxito y aléjate de la autocrítica y la obsesión, que puede llevarte rápidamente a que te frustres y en consecuencia dejes de hacer ejercicio mucho antes de lo que has planeado. El crecimiento personal es un proceso lento pero constante y cada pequeño paso cuenta.

2. Planifica a través de diferentes escalas de tiempo

Piensa en lo que te gustaría a corto, medio y largo plazo y establece objetivos según estas premisas, pero tampoco demasiados, especialmente a largo plazo, intenta ser realista y prioriza los más importantes, de manera que si de 3 objetivos cumples el más importante, ¡ya habrás conseguido un gran reto! Evita también los objetivos del todo o nada, es decir, si tu objetivo es comer más sano, no te propongas seguir una dieta 100% saludable durante todo el tiempo, porque eso es imposible de conseguir, la vida ocurre y con ella los momentos donde a lo mejor te apetece comer algo no tan saludable y es normal. La flexibilidad en nuestros propósitos es sana y nos ayudará a ser constantes y no tirar la toalla a la primera de cambio. Además también te ayudará desglosar tus metas en varios pequeños pasos en vez de ser una sola tarea grande. Ir cumpliendo esas pequeñas tareas que te llevan al objetivo principal, son una motivación extra.

3. Adopta una mentalidad orientada a la resolución de problemas

Esto va de la mano con la mentalidad orientada al crecimiento personal del punto 1. La vida está llena de imprevistos y dificultades y es importante contar con ello a la hora de plantearnos nuestros objetivos para el nuevo año. Así que cuando surja algún bache en el camino, en vez de desistir y tirar todo por la borda, párate un momento, respira profundo y piensa en soluciones alternativas que puedan ayudarte a seguir por el camino. Ser consciente también de las emociones desagradables que sentimos y aprender a gestionarlas, es fundamental para no tomar decisiones de las que nos podamos arrepentir en los malos momentos o ir procrastinando nuestras tareas. La práctica del mindfulness puede serte de mucha ayuda en estos momentos.

4. Usa un sistema de consecución de tareas

Las páginas de aplicaciones para teléfonos móviles están llenas de apps que pueden ayudarte con este punto, algunas son como un juego, donde puedes conseguir recompensas según vayas completando tareas, otras te avisan cada cierto tiempo a través de una notificación de lo que debes hacer en el día. También puedes pedirle a un familiar o amigo que te ayude con este tema de manera que te sientas comprometido con tu objetivo. O simplemente puedes utilizar el viejo método de escribir tus “to-dos” en una hoja de papel e ir tachándolos a medida que los cumples. Uses el método que uses, intenta ser consecuente, poniéndote una hora específica al día para rellenarlo y echar un vistazo a tus tareas, si no eres constante con esto, no servirá de mucho, pero sobre todo, no te pongas demasiada carga en el mismo día, intenta ser realista y priorizar y si al cabo del día no has conseguido hacer todo lo que querías, no pasa nada. Intenta ser compasivo contigo mismo y mañana será otro día. No pasa nada por no ser productivo siempre.

5. Desecha el mito de “la fuerza de voluntad”

Nos han metido en la cabeza que la única manera de conseguir lo que queremos es teniendo “fuerza del voluntad”, pero esto no es del todo así y además puede resultar dañino para nuestra autoestima si no conseguimos nuestros objetivos, cayendo en la autocrítica y el fustigamiento interno por no tener suficiente “fuerza de voluntad”. Esta mentalidad socava nuestro sentimiento de autoeficacia, la cual es nuestra mayor motivación intrínseca a la hora de cumplir un objetivo ya que está relacionada con nuestro sentimiento de satisfacción vital. Así que en lugar de ser tan duro contigo mismo, actúa desde la compasión poniendo el foco en tus dificultades y cómo podrías hacerte la vida más sencilla para conseguir lo que te propones sin depender tanto de tu fuerza de voluntad. Por ejemplo, si lo que quieres es dejar de comer dulces todos los días, en vez de tenerlos en la despensa y estar resistiéndote todo el tiempo para no comerlos, directamente no los compres y no los tengas en casa y te evitas esa lucha interna. Póntelo lo más fácil posible.

Esperamos que estas estrategias te ayuden a la hora de plantearte tus objetivos para el próximo año y te ayuden a ver las cosas desde otra perspectiva más amable y compasiva contigo mismo. Cambiar hábitos no es fácil pero tampoco imposible si sabes cómo. Desde UPAD os deseamos lo mejor y muchos éxitos para el próximo año.

Por Lucía Rubín


Referencias bibliográficas

  • Burnette, J. L., Billingsley, J., Banks, G. C., Knouse, L. E., Hoyt, C. L., Pollack, J. M., & Simon, S. (2022). A systematic review and meta-analysis of growth mindset interventions: For whom, how, and why might such interventions work? Psychological Bulletin. Advance online publication. https://doi.org/10.1037/bul0000368
  • New Year’s Resolution Statistics via Statistics Brain: http://www.statisticbrain.com/new-years-resolution-statistics/

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top