6 Beneficios del deporte en familia

Mi familia, mi equipo

En una sociedad tan ocupada como en la que vivimos, en la que en el puesto número uno de dedicación y atención la tenemos en el trabajo y las nuevas tecnologías, resulta complicado sacar tiempo libre para dedicarnos a nosotros mismos y a nuestra familia. En este artículo trataremos de analizar los beneficios que tiene hacer deporte en familia.

De la misma manera, la falta de tiempo puede llevarnos a adoptar hábitos poco beneficiosos para nuestra salud, como no llevar una alimentación adecuada o no realizar la actividad física suficiente.

Los problemas asociados al sedentarismo y a la mala alimentación, como puede ser la aparición de sobrepeso, diabetes y enfermedades cardiovasculares entre otras, han provocado que llevar un estilo de vida saludable se convierta en uno de los grandes objetivos en algunas familias.

Existen multitud de estudios que avalan los beneficios de hacer ejercicio físico y realizar actividades deportivas. Las consecuencias no son sólo positivas a nivel corporal sino que también mejoramos nuestra salud psicológica, otro de los factores importantes si queremos mejorar en calidad de vida.

Inculcar estos hábitos a los más pequeños de la casa es de suma importancia. Una de las grandes herramientas que utiliza el ser humano para aprender es la observación. Tomamos modelos de referencia y repetimos conductas de manera instintiva. Por ello, ser activos y preocuparnos por nuestro bienestar debe promoverse desde los pilares que forman la familia, independientemente del tipo que sea esta o la cantidad de miembros que la formen. Así, mediante la observación y la práctica, los más jóvenes van integrando esos nuevos hábitos en su día a día y como consecuencia, aumenta de manera exponencial la posibilidad de que en su futuro como adultos traten de llevar una vida lo más sana y activa posible.

¿Qué beneficios nos aporta hacer deporte en familia?

Si de manera individual hacer ejercicio ya tiene grandes beneficios (reduce la ansiedad y el estrés, mejora la concentración, previene el deterioro cognitivo, mejora la memoria, aumenta la capacidad de reacción, etc.), el hecho de realizarlo en familia los multiplica.

  1. Mejora la comunicación. La familia pasa a ser tu equipo, y en todos los equipos se trabaja constantemente la comunicación entre los miembros, algo que no sólo mejora la manera de relacionarnos entre nosotros sino también de relacionarnos con el medio.
  2. Nos ayuda a vivir el momento presente. Es importante aprender a dirigir la atención en cada momento a lo que estamos haciendo. Desconectar de una tarea para conectar con otra hace que disfrutemos más y seamos más efectivos en todo lo que hacemos.
  3. Aumenta el bienestar físico y psicológico. Ser activos aumenta la sensación general de bienestar y felicidad gracias a la liberación de endorfinas entre otras hormonas (serotonina, dopamina).
  4. Une a la familia. La diversión y la cooperación de todos los miembros hace que se refuercen los lazos afectivos y aumenta la sensación de unidad familiar.
  5. Educar en valores. La actividad física y el deporte son una gran herramienta para educar a nuestros hijos en valores (esfuerzo, constancia, motivación, trabajo en equipo, resiliencia, resolución de problemas, etc.).
  6. Establece rutinas. Una de las grandes enseñanzas que nos inculcan desde la escuela y desde nuestros hogares cuando somos pequeños son los hábitos y las rutinas. El deporte facilita este aprendizaje de manera divertida.

Que el tiempo no te pare

Las condiciones meteorológicas son una de las grandes dificultades que encontramos a la hora de realizar alguna actividad. En ocasiones las consideramos un impedimento para seguir con nuestro objetivo pero, ¿y si las convertimos en una ventaja? En la variedad está la riqueza.

Gracias al gran abanico de actividades que existen, podemos adaptarnos y elegir la que mejor nos convenga. Algunos ejemplos de cómo podemos ser activos según las diferentes estaciones del año son los siguientes:

  • Otoño/Invierno: ir al rocódromo, hacer rutas con raquetas de nieve, esquiar/snow, patinar sobre hielo, deportes en pabellones cubiertos como puede ser jugar al pádel, tenis, hacer natación, etc.
  • Primavera/Verano: hacer piragüismo, paseos en bicicleta, senderismo, patinaje al aire libre, salir a correr, parques de tirolinas, etc.

Como conclusión, tratar de ser cada vez más activos tiene una repercusión muy positiva en nuestra salud tanto psicológica como física. Que toda la familia participe de ello, influye directamente en aspectos relacionados con el sentimiento de plenitud y bienestar de la misma.

Mi familia, mi equipo.

Por Paloma Martínez Marín.

@PalomaMrtnez

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top