Coronavirus: consecuencias psicosociales de la alarma social y el racismo

Coronavirus: consecuencias psicosociales de la alarma social y el racismo

Los coronavirus son un grupo de virus comunes que pueden causar diferentes afecciones, desde un resfriado común hasta enfermedades como bronquitis o pulmonía, entre otros. Se conocen los coronavirus desde hace tiempo, existen evidencias de su existencia desde hace 10.000 años.

Existen muchos tipos de coronavirus, solo dos de ellos han causado anteriormente enfermedades en el ser humano, conocidos como “virus del SARS” y “virus del MERS” con una tasa de mortalidad del 10% y 37% respectivamente. El nuevo coronavirus, conocido como 2019-nCoV tiene según la OMS una tasa de mortalidad del 2%.

Teniendo en cuenta que nos encontramos ante una variante de coronavirus (no ante un virus totalmente desconocido, como algunos medios de comunicación han afirmado) y que la tasa de mortalidad es de un 2%, ¿es necesaria la alarma social que se ha creado?

A mediados de diciembre de 2019 varias personas llegaban a los hospitales de Wuhan (China) con síntomas de neumonía, algo normal debido a la estación del año en la que nos encontramos. Lo que preocupó a los médicos es que no encontraban la causa, todas las pruebas daban negativo ante los virus y bacterias que ya conocíamos, descubriendo que nos enfrentábamos a un nuevo virus. Tras estudiarlo, encontraron que el virus se parece mucho a algunos coronavirus ya conocidos en los murciélagos.

Coronoavirus: transmisión, síntomas y prevención

El coronavirus en humanos se transmite de una persona infectada a otra mediante:

  • Tos/estornudos.
  • Contacto personal cercano (como tocar o estrechar las manos).
  • Tocar objetos o superficies con el virus en él y tocarse posteriormente la boca, nariz u ojos antes de lavarse las manos.
  • En raras ocasiones, por contaminación fecal.
  • Dolor muscular.

Los síntomas más característicos son tos, dolor de garganta y cabeza, fiebre, dificultad para respirar, secreción y goteo nasal, y fatiga. Estos síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición.

La prevención sugerida por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) es la misma que para el resto de virus respiratorio:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Evitar el contacto directo con personas que están enfermas.
  • Utilizar pañuelos desechables al toser o estornudar y tirarlos a la basura tras su uso.
  • Limpiar y desinfectar objetos y superficies que se tocan con frecuencia.

Situación actual del Coronavirus

La OMS señala que las personas más susceptibles de contraer coronavirus son personas mayores de 60 años, personas que sufren enfermedades crónicas como asma, diabetes, hipertensión, problemas cardiacos y otras como cáncer, enfermedades respiratorias…

Los datos oficiales sobre el coronavirus en todo el mundo según el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (CSSE) son:

  • 24.631 casos confirmados
  • 494 fallecimientos
  • 1.029 casos de recuperación total

Teniendo en cuenta que la población actual china es de 1.409.240.916 (es decir, miles de millones), el coronavirus afecta al 0,000007%.

Esto no resta importancia a la desgracia del número de fallecidos, y es adecuado que la OMS haya declarado alerta internacional debido a que no se conoce en profundidad las características ni el tratamiento, sin embargo, ningún medio de comunicación habla del número de personas que han sobrevivido al virus (1.029) o de que, según la Comisión Nacional de Salud china, hasta el momento el 80% de los fallecidos son personas mayores de 60 años y el 75% tenía enfermedades previas.

Por tanto, aunque la preocupación y prevención es algo necesario, no es justificable la enorme alarma social, creada en gran medida por los medios de comunicación, así como las consecuencias provocadas.

Consecuencias psicosociales de la alarma social

Los medios de comunicación están bombardeando a la población sobre información del coronavirus y las redes sociales están facilitando la difusión de noticias falsas que aumenta la alarma social, y esta a su vez, está dando lugar a un importante aumento del racismo. Para combatirlo, debemos informarnos a través de canales oficiales y evitar noticias falsas y teorías conspirativas.

Los casos de racismo se han multiplicado en los últimos días, los mensajes de odio hacia personas de origen chino se han vuelto comunes en las redes sociales y encontramos gran variedad de testimonios en nuestro país de niños y niñas de origen chino que están sufriendo acoso escolar, personas que se niegan a compartir espacios cerrados con chinos o que se tapan la boca cuando se cruzan por la calle con ellos, entre otros.

Al igual que en España, se ha incrementado el racismo en muchos países, pero podemos destacar el caso de Tailandia, donde se ha convertido en viral la etiqueta “No aceptamos turistas chinos” en taxis, comercios, restaurantes…

Ante estos actos de racismo, la campaña #NoSoyUnVirus se está creciendo en redes sociales por parte de personas de origen asiático para combatir la desinformación y el racismo asociado a ella.  Parece que la situación actual está siendo utilizada como “excusa” para mostrar el racismo que sigue existiendo en nuestra sociedad actual, sin embargo, no es justificable ningún tipo de racismo

El racismo se está extendiendo de forma mucho más rápida y masiva que el propio coronavirus, puede que el racismo sea hoy el principal problema en esta situación, por lo que hay que erradicarlo total y rápidamente.

Por Cristina Prieto Sánchez

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top