El mito del amor romántico

El mito del amor romántico

Entre los siglos XVI y XVIII, aunque los matrimonios eran pactados por los padres, empieza a surgir una idea de amor romántico no sexual, relacionada con ese amor medieval cortés. Estaba estrechamente ligado al matrimonio y fue, principalmente, difundido por la iglesia y la literatura. Aunque, no fue hasta el siglo XIX cuando el concepto amor romántico empezó a ganar peso.

En una época marcada por las revoluciones, surge un ideal de amor basado en fuerzas irracionales, intuiciones, ensoñaciones, pasiones amorosas… Este movimiento de amor romántico empieza a ir fuertemente ligado con la demanda de libertad de la sociedad y el papel activo que empieza a tener la mujer en la sociedad.

¿Qué entendemos por amor romántico?

El amor romántico es un amor idealizado. Es considerado un sentimiento superior a cualquier otro sentimiento y necesidades fisiológicas. Esta idea va fuertemente unida al “para siempre” que ha estado presente en innumerables canciones, libros, películas…

Un claro ejemplo, de la transmisión de este concepto de amor, lo podeos encontrar desde pequeños. Hay innumerables películas o libros infantiles que se basan, exclusivamente, en el ideal del amor romántico. Un ejemplo sería la Bella y la Bestia, donde a pesar de todas las adversidades y ser incompatibles, Bella acaba enamorándose del hombre que la encierra. Al final acaban juntos, para toda la vida.

Dicho amor se ha terminado convirtiendo en un ideal anhelado para muchas personas. Llevándonos a pensar que esa persona debe de llenar todos nuestros deseos y cumplir todas nuestras expectativas. Busca la constante perfección en la pareja. Esto nos lleva a una continua insatisfacción y a un continuo malestar, al ver que nuestras expectativas no se cumplen.

Algunas características que debe cumplir el amor romántico es un inicio súbito, sacrificarte por la otra persona, necesitar pruebas de amor, fusionarte con la pareja olvidando nuestras necesidades e implica cierto grado de renuncia a ti mismo.

Mitos del amor romántico

Los mitos son un conjunto de creencias compartidas socialmente y que no están validadas ni demostradas como verdaderas. Dichos mitos, normalmente, se aprenden desde la infancia. Dentro del amor romántico, los más comunes son:

  • Mito de la media naranja: Se cree que somos personas incompletas, que solo encontraremos la felicidad cuando encontremos a la persona que nos complete y que el destino ha marcado.
  • Mito de los celos: Se cree que los celos son una prueba de amor. Se cree que la pareja es algo tuyo, como una posesión.
  • Mito de la omnipotencia o el amor todo lo puede: El ideal de que si quieres a otra persona se puede superar cualquier problema y que si hay problemas no hay amor. Se tiene la creencia de que una relación debe de ser perfecta.
  • Mito del amor a primera vista: Es la creencia de que debe de surgir una fuerte atracción o afinidad inicial, el llamado “flechazo”.
  • Mito del alma: Se cree que la pareja debe de tener los mismos gustos y aficiones.
  • Mito de la atracción: Se cree que solo se puede tener atracción por la pareja. Se termina imponiendo la fidelidad como señal de amor, ignorando que la monogamia también es un invento social.
  • Mito de la compenetración sexual: Se cree que las relaciones sexuales con la pareja deben de ser siempre asombrosas.

Consecuencias del amor romántico

A partir de este ideal, desarrollamos una serie de expectativas con nuestra pareja que intentamos, por encima de todo, que se haga realidad. Creemos que esa persona debe de cumplir, y va a cumplir, nuestras expectativas. Cuando esto no ocurre, experimentamos un alto malestar e insatisfacción que puede con llevar a la ruptura precipitada de una relación.

La expectativa de que el amor romántico debe de durar para toda la vida lleva a dos escenarios diferentes: En primer lugar, hay personas capaces de aguantar todo tipo de situaciones, a pesar del malestar, con tal de estar con dicha persona “para siempre”, lo que puede llevar a soportar situaciones de maltrato. Y, en otras situaciones, se genera una ruptura precipitada de la relación, lo que puede llevar a situaciones de depresión al ver que nuestras expectativas no han sido satisfechas.

Además, este amor romántico, lleva consigo situaciones que no tienen que ver con el amor como los celos, las amenazas o la posesión de la persona, potenciando la dependencia e invisibilizando, en ocasiones, situaciones de malos tratos. En dichas relaciones, no se potencia la comunicación como forma de solventar problemas. Tampoco, se pone unos límites que la persona no este dispuesta a sobre pasar ni se fomenta la negociación. No se acepta a la persona tal y como es, con un continuo deseo de cambiarla. Y se asume el sufrimiento como algo necesario y positivo.

Como llevar una relación sana

En primer lugar, para llevar una relación sana, fuera de este mito de amor romántico, la persona debe querer a su pareja por quien es, no por quien le gustaría que fuese. El amor no se trata de cambiar al otro hasta que cumpla los ideales que se tienen establecidos previamente. Dejando atrás la dependencia hacia la otra persona y siendo conscientes de nuestras necesidades. Podemos decir que hay cuatro pilares fundamentales para una relación sana:

  • La confianza: Donde, podemos incluir, la sinceridad a la pareja, lo que es la base para una relación sana. Dejando atrás los celos e inseguridades. Sin confianza no puede haber intimidad.
  • Respeto: Es muy importante saber lo que uno quiere, aceptarse y respetarse a si mismo para respetar a los demás. Teniendo en cuenta, que el amor no siempre es pensar igual. La falta de respeto conlleva situaciones de violencia.
  • Dialogo: La comunicación es la base para una relación. Se debe de hablar mucho y de todo. La comunicación es compartir. La pareja no puede adivinar lo que uno piensa, necesita o esta queriendo decir sin palabras.
  • Cariño: Esto engloba a todas las anteriores. Suple las necesidades de contacto físico y fomenta la pasión. El amor nunca debe dejar de construirse y de cuidarse.

Por Lorena Redondo Santander

@lorenaredondos

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Top