El mindfulness y su utilidad para reducir procesos de estrés y ansiedad

El mindfulness y su utilidad para reducir procesos de estrés y ansiedad

Una situación profesional tensa, un ambiente familiar con diferencias importantes o la dificultad a la hora de alcanzar ciertos retos personales pueden generar situaciones de estrés y ansiedad con mucha frecuencia. La existencia de miedos pasados y futuros o las dudas acerca de la evolución de los acontecimientos generan tensiones internas que afectan a nuestra calidad de vida y a la estabilidad mente-cuerpo.

Además de las terapias tradicionales de la psicología, en los últimos años han tomado especial relevancia terapias alternativas como el mindfulness, de la que puedes encontrar más información especializada. Es algo que incluso organismos oficiales de nuestro país como el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid han recomendado a los pacientes para mejorar su situación ante situaciones estresantes o procesos de ansiedad.

Pero, ¿qué es el mindfulness?

El mindfulness puede definirse como el método que tiene como objetivo alcanzar la atención plena a través de una atención especial al momento presente y no al pasado o al futuro. Entre sus principios se intenta aceptar el presente sin más, sin intentar cambiarlo o sin juzgarnos permanentemente. Al alcanzar una plena consciencia sobre “el aquí y el ahora”, podemos renunciar a las distracciones a las que nuestra propia mente a veces nos somete.

El mindfulness se comenzó a aplicar en el año 1979 en los Estados Unidos para ayudar a personas que padecían un elevado nivel de estrés como consecuencia de los padecimientos causados por enfermedades crónicas. En la actualidad son ya muchas las investigaciones médicas y científicas que han demostrado la eficacia del mindfulness para la salud mental, pero también a nivel físico. 

Se ha demostrado especialmente útil en caso de personas con niveles elevados de estrés y ansiedad, en niños que necesitan aplicar el autocontrol o para personas que necesitan incrementar su resiliencia en la vida ante situaciones como enfermedades u otras situaciones sobrevenidas. En resumen, un método que merece la pena poner en práctica siguiendo las recomendaciones profesionales.

Beneficios concretos del mindfulness para reducir el estrés y la ansiedad

Para combatir el estrés y la ansiedad, el mindfulness ha demostrado beneficios concretos muy interesantes, que son los que se muestran a continuación:

Alejar la fatiga mental

Al conseguir una situación de consciencia y atención plenas la persona logra darse cuenta de lo que le ocurre en cada momento. Esto evita que las emociones, la impulsividad o las amenazas artificiales que el cerebro crea puedan afectar al día a día. De esta forma se logran un estado mental de mayor tranquilidad, sin fatiga y con una mayor concentración en lo verdaderamente importante: el momento presente.

Mejor estado de ánimo

Las situaciones estresantes y los problemas ficticios que en ocasiones imaginamos nos obligan a mantener un estado mental de excitación que normalmente deriva en un peor humor y una mayor proliferación de conflictos, tanto en el trabajo como en la familia. Estos niveles insostenibles de presión afectan a nuestros pensamientos y emociones reduciendo nuestro bienestar y con ello nuestro estado de ánimo. El mindfulness ha demostrado su utilidad para relajar el carácter evitando crear conflictos innecesarios al dar a cada cosa su lugar sin que le afecten condicionantes propios.

Capacidad de auto-regulación

El mindfulness provee a las personas de unas habilidades que se desarrollan tras un entrenamiento continuado en el tiempo. Una de ellas es la auto-regulación, que nos permite actuar de una forma más serena al conseguir el control de nuestro estado mental frente a las situaciones de estrés. Observamos nuestro cuerpo, interpretamos sus señales y controlamos aquellas emociones que nos perjudican. Una auto-regulación que ayudará a estar más serenos y tranquilos.

Mejora del rendimiento y la concentración

El mindfulness ayuda a conseguir un estado mental más organizado, resolutivo y productivo al evitar que nos afecten problemas pasados o posibles problemas futuros. Al centrarnos en el momento actual mejoramos el rendimiento en las tareas diarias en el trabajo y el nivel de concentración en cada una de ellas. Además se reducen las distracciones provocadas por estados mentales estresantes o por emociones que hasta el momento parecían incontrolables. Y es que si existe un objetivo del mindfulness es conseguir una atención plena en el momento actual.

Como se puede apreciar son muchos los beneficios que el mindfulness aporta a personas en situaciones continuadas de estrés y ansiedad. El resultado es una forma más sosegada, calmada y productiva de tomar decisiones y de vivir el momento actual, algo fundamental tanto a nivel personal como profesional al alejar el fantasma de la fatiga mental.

UPAD Psicología y Coaching

Tags: , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top