6 sesgos cognitivos que pueden distorsionar nuestra realidad

6 sesgos cognitivos que pueden distorsionar nuestra realidad

Cuando tienes que tomar una decisión importante, ¿meditas mucho acerca de la decisión o no le das muchas vueltas? El día a día está lleno de sucesos que nos hacen tomar decisiones. Nuestro cerebro nos ayuda ahorrando energía y haciendo que tomemos estas decisiones de forma más rápida y fácil. Por lo tanto, usamos los llamados heurísticos, que son atajos mentales que nos ayudan a tomar decisiones. Sin embargo, estos atajos a veces nos lleva a pensamientos incorrectos o distorsiones de la realidad, y es donde aparecen los sesgos cognitivos, que son errores cognitivos que pueden hacer que actuemos de una forma irracional.

Tipos de sesgos cognitivos

1. Sesgo de confirmación

Se basa en tomar decisiones en base a la información y a las ideas que ya tenemos. Seleccionamos información que confirme nuestro pensamiento. Solemos leer noticias en portales de información que sean congruentes con nuestro pensamiento.

2. Sesgo de falso consenso

Pensamos que todo el mundo o la mayoría piensa y actúa como lo haríamos nosotros. Sobreestimamos el grado de acuerdo de otras personas. Solemos emplear lo de “todo el mundo sabe que…”

3. Efecto halo

Percibir un aspecto positivo sobre alguien y lo generalizamos a la totalidad de la persona. Si acabas de conocer a alguien que comparte equipo de fútbol contigo, probablemente lo próximo que conozcas de el te parecerá más positivo de lo que te lo hubiera parecido sin tener la información sobre sus gustos deportivos.

4. Efecto primacía/recencia

Nos quedamos con la información que se da al principio y al final de un discurso, de algo que estamos leyendo o escuchando. Por eso es importante en un discurso o en una clase mencionar la información importante al principio y al final.

5. Fenómeno del mundo justo

Pensamos que a las personas buenas les pasarán cosas positivas y a las malas personas les pasarán cosas malas. Es decir, lo bueno y lo malo depende de ti. Si vemos que a alguine le está yendo mal en su entorno laboral, probablemnete pensemos que algo ha tenido que hacer para estar en esa situación.

6. Sesgo de autojustificación

Tendemos a justificar nuestros actos, cuando cometemos un error o sabemos que no es la mejor decisión que podíamos tomar. Si acabas de comprar algo caro pero innecesario, tenderás a justificar la necesidad de tener dicho producto.

Estos son algunos ejemplos de los sesgos cognitivos que tenemos los seres humanos. Estas estrategias de atajo mental es algo adaptativo puesto que hace que aumenten nuestra probabilidad de supervivencia. Estos atajos son inevitables, aunque seamos conscientes de que existen, nuestro cerebro los segurá utilizando, por lo que tenemos que estar muy atentos a ellos si queremos optimizar nuestro análisis crítico ante las diferentes situaciones.

Por Ambra Manolache

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top