Beneficios de la música en el deporte

Beneficios de la música en el deporte

¿Escuchas música cuando sales a correr o practicas deporte? Todos los días vemos a corredores con sus casos, o a gente en los gimnasios con su música. Lo que no se sabe es por qué la música influye tan positivamente en lo relacionado con el deporte, y que es esencial para la preparación psicológica de los deportistas.

¿Cómo influye la música en las emociones?

Son múltiples los autores que han realizado estudios sobre el impacto que tiene la música en las personas. Se ha estudiado que se utilizan para curar depresiones, regular las emociones y mejorar el pensamiento. Otros autores han encontrado una fuerte relación entre la música y la manifestación de las emociones, además de la capacidad para ayudar en el aprendizaje y en las habilidades motoras. Todo ello son ventajas que aportan las melodías a los no deportistas.

En el deporte, las ventajas que aporta superan las posibles desventajas. Entre ellas, aumenta la cantidad de trabajo percibido del atleta, regula las emociones y la motivación, reduce el esfuerzo percibido y ayuda a la atención y concentración, así como a la relajación post-entrenamiento. Todo ello es útil en las competiciones deportivas en las cuales el estrés puede provocar una disminución del desempeño debido a las emociones negativas, por ello la música juega un gran papel en la mejora del estado emocional de los atletas.

El uso de la música para potenciar el rendimiento deportivo

En un experimento con tenistas tras haber escuchado piezas musicales, éstos manifestaron que, en efecto, les ayudó a modificar los estados emocionales a unos más positivos y a aproximarse a un nivel óptimo en cuanto al arousal o nivel de activación. En relación con ello, se ha estudiado que el tempo de la música aumenta la predisposición y el rendimiento en deportistas, además de modificar conductas de las personas.

Respecto a la influencia de los ritmos musicales en los estados emocionales precompetitivos, se utilizan tres tipos de música previamente a la competición, cuya utilidad es la distracción, la relajación y la movilización. Cada una de ellas se utiliza para combatir diferentes estados emocionales desagradables que surgen con anterioridad a la competición. La música de distracción de utiliza para desviar la atención de vivencias desagradables y la tensión a pensamientos más positivos o neutrales. En segundo lugar, la música de relajación se utiliza para reducir la ansiedad, la activación y el tono muscular. Las directrices de este ejercicio consiste en que el atleta escoja una canción que le guste, con ritmos lentos y sin cambios bruscos en la canción que contengas sonidos de olas, cantos de pájaros o follaje. Por último, tras la relajación anterior, se utiliza la música de movilización, en la que se tiene que escoger ritmos asociados al deporte, el heroísmo o las marchas militares. Ello favorecerá los movimientos a realizar en la competición, así como el pensamiento sobre la ejecución técnica a realizar.

Son muchas las evidencias que muestran que la escucha de música eleva el desempeño y la motivación y reduce el estrés precompetitivo. Queda claro que es un método claramente beneficioso para todos los atletas y su regulación emocional , ya sea durante la realización de los ejercicios o en el periodo previo a la competición.

Por Andrea Elena Cabello Urquiola

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top