Cómo ayudar a mi hijo con TDAH a través del Mindfulness

Cómo ayudar a mi hijo con TDAH a través del Mindfulness

¿Qué es el TDAH? TDAH son las siglas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Este tipo de trastorno se da cada vez con mayor frecuencia en nuestras aulas de edad infantil. Se trata de un trastorno neurobiológico que afecta al área social y al rendimiento académico. Implica dificultades en el funcionamiento de las funciones ejecutivas, encargadas de planificar, organizar y evaluar comportamientos para alcanzar metas, del mismo modo que dificulta el concentrarse en una tarea, o recordar algo; independientemente de que estén haciendo.

En los últimos años el diagnóstico de este trastorno parece haber aumentado considerablemente. Cada vez que nos encontramos con un niño nervioso, con problemas de concentración, automáticamente le etiquetamos como hiperactivo, como si eso lo explicara todo. Hay dos errores comunes, uno es que no todos los niños nerviosos e inquietos son hiperactivos, y otro que no por el hecho de serlo ya sabemos lo que implica y significa. ¿Qué implica realmente a los niños tener un TDAH?

Los niños con TDAH tienden a ser considerados inquietos, maleducados, impacientes, parece que no escuchan y actúan (aparentemente) sin pensar. Por lo que el trato que reciben en casa y en las escuelas acaba minando su autoestima y creando un autoconcepto negativo de sí mismos. Reciben un rechazo tanto por los compañeros en el aula, bullying, como por educadores y/o padres, pues conllevan  más de atención y trabajo.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo con TDAH?

Es entendible, que a veces, después de toda una jornada de trabajo no apetece al llegar a casa y pasarse dos horas ayudándoles a hacer los deberes o dándoles toda nuestra atención. Pero se nos olvida que es una obligación que asumimos cuando decidimos tener hijos. Ellos demandan atención y está en nuestra mano concedérsela.

Hoy en día vivimos en una sociedad llena de estímulos (exceso tecnológico, actividades extraescolares, sobreprotección) por lo que los niños cada día encuentran más dificultades para centrar su atención.

Hay muchas pequeñas rutinas que le ayudarán y están en nuestra mano:

  • Sentarte con ellos y dedicarles el tiempo del que dispongas.
  • Fraccionar los deberes en pequeñas partes y hacer descansos frecuentes y regulares.
  • Establecer contratos de trabajo, con un refuerzo positivo, Ej. al finalizar su tarea.
  • Felicitar por el esfuerzo, no solo por el resultado.
  • Ser compasivo y empático ante sus dificultades de aprendizaje y socialización.
  • Darles ejemplo de superación y constancia.
  • Enseñar que el error es humano, forma parte de la vida y por tanto del proceso de aprendizaje. Y este aprendizaje nos enseña a ser autónomos.
  • Proponer retos alcanzables reducirá la tensión.
  • Realizar ejercicio físico, le ayudará no solo a nivel social sino a regularse emocionalmente, a aumentar su autoestima y reducir su ansiedad.
  • Ejercicios de relajación antes de dormir y antes de realizar las tareas.

El objetivo es ayudarles a simplificar su vida, teniendo más orden y planificación y menos multitareas, aprender a relajarse y a aumentar su concentración y autoestima.

¿Qué papel juega el Mindfulness en el TDAH?

Diversas investigaciones muestran que tener un correcto desarrollo social y emocional favorece su capacidad de aprendizaje y de autoconocimiento, siendo con ello capaces de gestionar las emociones, relacionarse desde la compasión con los demás y con ellos mismos, poner más atención y tomar decisiones más favorables.

El uso de técnicas como el Mindfulness ha demostrado que siendo el cerebro plástico y maleable, el entrenar correctamente las emociones y la atención ayuda a prevenir futuros problemas emocionales y nos forma como personas. Richard Davidson dice que “nuestro cerebro es un órgano construido para modificarse en respuesta a las experiencias”. Por lo tanto si enseñamos nuevas estrategias y vamos introduciendo nuevas experiencias en los niños, estamos enseñando a su cerebro que todo es posible.

Mindfulness tiene un impacto positivo en las funciones ejecutivas, les enseña a ser compasivos con ellos mismos y los demás y a conectar con su propio proceso de aprendizaje y a autorregularlo.  A centrar su atención y a “calmar” su mente ante el estrés y la rumiación. Al mismo tiempo que disminuye su nivel de frustración y ansiedad y  aumenta su autonomía.

De esta forma podremos tener niños más felices, cooperativos y sanos.

Programas que trabajan el Mindfulness

  • Aulas Felices: A partir de la Psicología Positiva, ofrecen recursos para hacer la vida más feliz.  Trabajan las emociones positivas, el optimismo, la resiliencia o el conocimiento de las fortalezas personales, entre otros.
  • Tranquilos y Atentos como una Rana (Eline Snel): Programa de meditación para familias, lleno de narraciones con situaciones cotidianas y audio con ejercicios sencillos para padres.
  • Proyecto “EN MI” Mindfulness, familia y educación: Ofrece formación a los padres para mejorar la relación paterno-filial.

Por Laura Iglesias

@lauraim814

Tags: , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top