Neurociencia: neuronas espejo y artes escénicas

Neurociencia: neuronas espejo y artes escénicas

Tras el descubrimiento de las neuronas espejo se produce un acercamiento entre la neurociencia y las artes escénicas en concreto en la relación actor-espectador.

La neurociencia estudia y analiza el sistema nervioso y todos sus aspectos: estructura, función y desarrollo. Dentro de este sistema complejo se encuentran unas estructuras llamadas neuronas espejo.

Las neuronas espejo, descubiertas por el profesor Giacomo Rizzolatti y el grupo de Parma, son neuronas motoras, que se activan no solo cuando realizamos una acción sino, cuando vemos a otra persona realizarla. Esto explicaría por ejemplo cuando vemos a un actor llorar en una película o en una obra de teatro y nos emocionamos. Estas neuronas imitan y empatizan con el punto de vista del otro.

¿Qué relación tienen las neuronas espejo con las artes escénicas?

Pero un papel importante y que no se debe obviar es el que desempeña el actor dado que es el encargado de conseguir que las neuronas espejo del espectador se activen y así se despierten las emociones previstas. El movimiento expresivo ejecutado correctamente es el único que puede despertar éstas emociones en el espectador, quien de forma atenuada y refleja reproduce el sistema de movimiento del actor de forma interna en su córtex premotor.

Las muchas deducciones y avances que han podido emerger gracias al descubrimiento de las neuronas espejo, un descubrimiento que ha despertado un gran interés, incluso fuera de los límites de la neurociencia y los estudios cognitivos, atrayendo la atención de artistas, psicólogos, pedagogos, sociólogos, antropólogos, etc.

El vínculo entre teatro y neurociencia es una realidad contundente, profunda e inspiradora. Existe una influencia recíproca entre lo escénico y lo científico dado que ambas disciplinas se retroalimentan y se nutren de manera conjunta.

Éste es un campo de estudio emergente para científicos, psicólogos y estudiosos del teatro, que trae consigo avances inimaginables hace años, y que ahora despierta un nuevo horizonte donde las ciencias y el teatro pueden trabajar de la mano hacia propuestas innovadoras.

Por Sara Durán.

@SaraDuranUgena

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top