Relación entre factores psicológicos y lesiones deportivas

Relación entre factores psicológicos y lesiones deportivas

¿Cuántos deportistas no han sufrido alguna lesión durante su carrera deportiva? En los últimos años hemos podido observar un aumento de la práctica deportiva de la población, consiguiendo así, que las lesiones y las consecuencias de éstas hayan ido adquiriendo una mayor importancia en el contexto deportivo.

Las lesiones son consideradas por el deportista como un acontecimiento de carácter negativo; conlleva, entre otros, dolor, cambios en el entorno deportivo, cambios en la vida personal o limitación o suspensión de la actividad deportiva.

El fútbol es concretamente uno de los deportes en el que encontramos mayor número de lesiones.

Sabemos que la mayor parte de lesiones se deben a causas físicas o a factores externos al deportista, como podrían ser un mal calentamiento o aspectos relacionados con la mala suerte, pero también conocemos la existencia de la influencia de diferentes componentes psicológicos que afectan a la vulnerabilidad que tiene un futbolista a sufrir una lesión.

Hoy en día, el factor psicológico está comenzando a tener más relevancia respecto a la etiología de las lesiones y los diferentes procesos de rehabilitación.

Es necesario transmitir que un mayor conocimiento acerca de las causas que provocan las lesiones tanto por parte del futbolista, como del entrenador y de otros profesionales, podría ayudar a la prevención de las mismas.

¿Qué factores psicológicos pueden influir en las lesiones deportivas?

Existen evidencias que relacionan la autoconfianza, la ansiedad, la concentración, la percepción del éxito, el estado de ánimo o el estrés, como claros aspectos que influyen en la vulnerabilidad del deportista a lesionarse.

La autoconfianza y la ansiedad excesiva están relacionadas íntimamente con el rendimiento. Deportistas con niveles excesivos de autoconfianza tienden a asumir un mayor número de conductas de riesgo, elevando así la probabilidad de lesión.

Encontramos el estrés en la base de los factores más influyentes en la propensión de los deportistas a sufrir una lesión. Un mal manejo del estrés puede suponer una disminución de la capacidad atencional, haciendo así que nuestra concentración se vea mermada, provocando distracciones innecesarias y una reducción del campo visual lo que conlleva una gran pérdida de información relevante. Además, niveles elevados de estrés pueden provocar un aumento de la tensión muscular, incitando una falta de coordinación motora y flexibilidad.

En general, una disposición psicológica no adecuada, en cualquiera de los factores mencionados anteriormente puede favorecer a la aparición de lesiones.

¿A qué posibles medidas podemos acudir para minimizar la incidencia de lesiones debidas a factores psicológicos? Al apoyo social y los recursos de afrontamiento.

Algunos factores psicosociales, como el apoyo social o los recursos de afrontamiento, son de vital importancia en la relación de acontecimientos estresantes con vulnerabilidad a sufrir una lesión.

Se ha comprobado que el apoyo social más importante es el proporcionado por la familia. Un buen contexto familiar es imprescindible tanto como forma de prevención como ayuda a la recuperación tras la lesión.

Si nuestro objetivo es minimizar el riesgo de lesión, es necesario que los deportistas posean un nivel óptimo de manejo en habilidades psicológicas. Para ello, los clubs deben sugerir programas de prevención desde la perspectiva psicológica. Esto es, sí los deportistas poseen más recursos psicológicos para afrontar las numerosas demandas de la actividad deportiva y además saben hacer uso de ellos, la incidencia de lesiones comenzará a disminuir.

El estrés, como hemos visto anteriormente, es el factor más influyente. Existen intervenciones directamente relacionadas con el entrenamiento del estrés. Los jugadores que participasen en este proyecto, aprenderían a convivir con aquellos factores estresantes negativos de forma que estos no afectaran a su práctica deportiva.

No todo es negro cuando aparecen las lesiones

Existen aspectos positivos que los deportistas deben tener en cuenta a la hora de lesionarse. La lesión puede suponer una oportunidad de crecimiento para la persona. Se potencian otros aspectos ajenos a la actividad deportiva, se produce una experiencia de aprendizaje y de desarrollo de diferentes habilidades, como la capacidad de superación, la resiliencia o la autoeficacia, que tras la recuperación, se pueden transferir al contexto de entrenamiento y competición.

El estado de ánimo del deportista cambia cuando se produce la lesión. Estos cambios pueden llegar a ser muy significativos en función del grado del daño, además de limitar a la persona. La ira, la tristeza o la frustración, son emociones que aparecen en la mayoría de los episodios. Se ha demostrado, que aquellos deportistas que han tenido experiencias previas con otras lesiones, tienen mayor capacidad para gestionar dichas respuestas negativas.

Importancia de la figura de la Psicología en el deporte

Tras esta lectura, se hace determinante la necesidad de la psicología en el deporte. Más allá de la búsqueda del rendimiento ideal o de la capacidad de motivación, el psicólogo se hace necesario en el ámbito de la salud, relacionándolo directamente con las lesiones, tanto en el proceso de rehabilitación como en el de prevención.

Por Andrea García.

@andrea_psico19

Tags: , , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top