Prevención e intervención del burnout

Prevención e intervención del burnout

Para Maslach , el burnout o “estar quemado por el trabajo” es  una respuesta de estrés crónico formada por 3 componentes básicos: cansancio emocional, despersonalización y baja realización profesional.

Sintomatología del burnout

  • A nivel cognitivo: pensamientos de fracaso, baja autoestima, sentimientos de frustración, bajo autoconcepto…
  • A nivel emocional: irritabilidad, inestabilidad emocional, ansiedad, sentimientos de tristeza, de culpa y de soledad,
  • A nivel social: distanciamiento, hostilidad, insensibilidad hacia los demás
  • A nivel fisiológico: dolor de cabeza, fatiga crónica, úlceras, insomnio o cansancio excesivo
  • A nivel conductual: comportamiento violento, abuso de sustancias, cambio de hábitos alimentarios, lenguaje denigrante hacia las personas con las que se trabaja.

Prevención e intervención ante el burnout

Tanto para la intervención como prevención se han de tomar unas estrategias que aplicar a diferentes niveles: nivel individual, nivel social y a nivel organizacional. Para superar el burnout, es fundamental cuidar la salud laboral.

A nivel individual, los profesores han de practicar ciertas habilidades y estrategias útiles para afrontar problemas estresantes dentro del trabajo. Estas habilidades se dividen en técnicas cognitivas, fisiológicas y conductuales.

Las técnicas cognitivas tienen como objetivo mejorar la percepción e interpretación de los problemas que surjan. Ejemplos de estas técnicas son la reestructuración cognitiva o la detención del pensamiento.

Las técnicas fisiológicas buscan reducir la actividad fisiológica y el malestar tanto emocional como físico.  Las técnicas que se pueden recomendar son la relajación física, el control de la respiración o biofeedback.

Las técnicas conductuales pretenden que la persona adquiera y gestione ciertas habilidades y competencias, a nivel conductual, para que afronten con éxito problemas que surjan en el ámbito laboral. Destacan la importancia del entrenamiento asertivo, entrenamiento en habilidades sociales y técnicas de solución de problemas.

A nivel social, es importante eliminar el aislamiento de la persona y potenciar el apoyo social, ya que este puede influir sobre la salud física y psicológica del individuo. Para ello, puede ser útil un aumento de las reuniones de grupos profesionales, el fomento del apoyo cooperativo y el uso de los equipos multidisciplinares.

Por último a nivel organizacional, se deberían modificar aspectos que están siendo disfuncionales en el centro. Para ello se podría fomentar la participación de los profesores en la toma de decisiones del centro o implementar cursos de formación para estos con el objetivo de prevenir y tratar el síndrome del burnout.

Por Jesús Castillo.

Tags: , ,

Puede interesarte

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top